Las intensivas negociaciones en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU han finalizado con un amplio entendimiento sobre los derechos de las personas de zonas rurales y con el Grupo de Trabajo Intergubernamental de la ONU preparándose para su 5ª sesión.

La semana pasada se llevó a cabo en Ginebra la 4ª sesión del Grupo de Trabajo Intergubernamental de Composición Abierta (GTA), para negociar una declaración de la ONU sobre los campesinos y otros trabajadores de zonas rurales. El debate, que duró 5 días, contó con la participación de movimientos sociales, comunidades afectadas y OSCs mundiales; y se plantearon cuestiones de vital importancia para la declaración. Las recomendaciones y conclusiones de la presidenta-relatora, y embajadora de Bolivia, la Sra Nardi Suxo, mostraron los avances de las negociaciones y señalaron la necesidad de una quinta sesión del GTA para afinar el contenido.

Mejorar el entendimiento

El debate ha contribuido a profundizar en el entendimiento de los Estados en relación a los derechos clave de los campesinos y otras personas trabajadoras de zonas rurales. Tal y como la sociedad civil y los movimientos sociales recogieron en la declaración* del viernes, lo que una vez fue tratado con reticencia por algunos países, ahora es favorablemente reconsiderado. Los derechos fundamentales, recoge la declaración, “están ganando una legitimidad incuestionable, al recogerse de manera específica en instrumentos internacionales y en un creciente número de legislaciones nacionales. Nuestros testimonios de primera mano han reforzado el estado de emergencia del reconocimiento de estos derechos en la declaración sin demora alguna”.

Las negociaciones, bajo la coordinación y liderazgo de la presidenta-Relatora, estimularon la reflexión de los participantes sobre el contenido de la declaración, al volverse más elaboradas en asuntos legales de temas centrales. Al tiempo que algunos temas siguieron dando lugar a controversias, los Estados mostraron, por lo general, una mayor voluntad para negociar y reconocer la interdependencia entre los derechos del mundo rural.

Oposición respecto a derechos fundamentales

A pesar de los avances positivos, algunos Estados siguen oponiéndose al reconocimiento de los derechos fundamentales de los campesinos, como ocurre con el derecho a la tierra y a los derechos colectivos, esenciales para que los objetivos y propósitos de la declaración se cumplan.

Algunos Estados se mostraron reticentes a abordar el derecho a la tierra de un modo holístico, el cual engloba los derechos y las libertades, cruciales para el pleno cumplimiento de los derechos de las personas de zonas rurales. El derecho a la tierra trata del acceso, uso y gestión de la misma, puesto que todo ello es necesario para la realización del derecho a unas condiciones de vida adecuadas, a la salud y a la participación en la vida culturas. Asimismo, esto también implica la realización del derecho a no ser expulsado a la fuerza y a no sufrir la contaminación ni la destrucción del agua y la pesca.

Al mismo tiempo, otros Estados limitaron los derechos colectivos a los pueblos indígenas. El reconocimiento de los derechos colectivos está también relacionado con el modo en el que operan las comunidades rurales, especialmente en relación al uso, acceso y gestión de sus recursos, ya que la mayor parte son socialmente definidos y organizados de manera colectiva. Tal y como se recogió durante la sesión, un enfoque exclusivamente individual de los derechos puede ser perjudicial para las comunidades y contribuir a prácticas antidemocráticas contra ellas. Lo que iría en contra del objetivo y propósito de la declaración.

Se espera que la próxima sesión del año refuerce aún más la comprensión de estos derechos fundamentales, de tal modo que finalmente se apruebe la declaración con el profundo compromiso de los Estados.

***
Para más información, por favor contactar con Nuila[at]fian.org

Para temas relacionados con los medios, por favor contactar con delrey[at]fian.org

Consulta las aportaciones a la sesión de FIAN Internacional

*Leer la declaración de La Vía Campesina, FIAN Internacional, UITA, Foro Mundial de Pueblos Pesqueros (FMPP), Alianza Mundial de Indígenas Trashumantes (WAMIP), Federación Internacional de Movimientos de Adultos Rurales Católicos (FIMARC), Consejo Internacional de Tratados Indios (IITC), Asociación Centro Europa – Tercer Mundo (CETIM), Asociación Internacional de Juristas Demócratas (AIJD), Programa sobre los Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Mujer (PDESCM) y Bread for All (“Pan para todos” en su traducción al español)

 

www.fian.org

Tweets

El derecho a la alimentación

El derecho a la alimentación implica que todas las personas por el simple hecho de existir, deben poder acceder a una cantidad y una variedad de alimentos suficientes para llevar una vida activa y saludable.

Temas