LLAMADO DE ALERTA ANTE VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS EN HONDURAS

Desde FIAN Honduras, a la comunidad nacional e internacional informamos:

El proceso electoral del 26 de noviembre de 2017, aún con participación activa de la población y observación internacional, por falta de transparencia informes oportunos de los resultados y especialmente por la evidente parcialidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE) para el Partido Nacional en el gobierno, ha generado denuncias de irregularidades y sobre todo inconformidad con la forma de escrutinio de las actas generadas en las mesas electorales. Actualmente se produce una ola masiva de protestas.

Inicialmente, las autoridades electorales, por presión social se vieron obligadas a brindar resultados preliminares, 8 horas después de cerrar las urnas. Hecho insólito porque tradicionalmente los resultados se han conocido con prontitud. Una primera proyección, a la 1:42 am del 27 de noviembre, daba como potencial ganador al candidato de la Alianza de Oposición, la cual a juicio técnico era irreversible. Sin embargo, dejaron de publicarse datos y hasta el miércoles 29 de noviembre retomaron el ingreso de actas que supuestamente no pudieron trasmitirse electrónicamente y que debieron trasladarse por transporte terrestre hasta la capital de la república. En los conteos posteriores la tendencia electoral cambio radicalmente, especialmente porque hicieron ingresos selectivos de actas electorales, dejando por un lado las de la oposición y priorizando las del actual presidente que pretende mantenerse en el poder. Este truco permite que el gobernante, sin el conteo total de las actas, resulte oficialmente con más votos y sea declarado ganador por TSE alegando tendencia irreversible.

La reacción del pueblo hondureño ha sido volcarse a las calles en protesta pública a lo largo del territorio nacional.

La reacción del gobierno, como en otras ocasiones de protestas públicas, está recurriendo a la represión; los accesos a la ciudad de Tegucigalpa, así como sus principales avenidas, puentes a desnivel y edificios estratégicos han sido militarizados. Situaciones similares se viven en las demás ciudades del país. El gobierno ha amenazado con aplicar la ley antiterrorista que criminaliza la protesta social y las demandas populares.

Desde FIAN, llamamos a las organizaciones nacionales e internacionales a estar vigilantes permanentemente de las violaciones a las garantías fundamentales que ya se producen, así como atender las denuncias de violaciones a los derechos humanos y contribuir a que no se produzca la instauración de un régimen de terror, de irrespeto a la institucionalidad del Estado, de concesión de territorios y bienes naturales para su explotación indiscriminada, de privatización de los servicios de salud y educación, de negación del acceso a la tierra, agua y bosques para una población necesitada de realizar su derecho humano a la alimentación.

Les instamos a manifestarse solidariamente con nuestro pueblo, a denunciar el irrespeto a los principios básicos de la democracia de la alternancia en el poder y aceptación de la voluntad popular expresada en las urnas.

De quedarnos callados e indiferentes, seremos cómplices de la destrucción de la poca institucionalidad que nos queda y el avasallamiento de todos los derechos del pueblo hondureño.

Tegucigalpa, 30 de noviembre de 2017

FIAN Honduras

Tweets

El derecho a la alimentación

El derecho a la alimentación implica que todas las personas por el simple hecho de existir, deben poder acceder a una cantidad y una variedad de alimentos suficientes para llevar una vida activa y saludable.

Temas